Cómo llevar bien el eczema atópico en el colegio

Cómo llevar bien el eczema atópico en el colegio

 Cómo llevar bien el eczema atópico en el colegio

Los hábitos que hay que adoptar en el entorno escolar

En el colegio, se puede llevar mejor el eczema si se siguen las buenas prácticas. En general, es importante recordar que el calor, el sudor y el estrés agravan las crisis así que conviene seguir aplicando los buenos hábitos que ya practicamos en casa.

Algunas costumbres que es importante mantener en el colegio

Si pensamos en estas pequeñas cosas, ya empezamos con buen pie:

  • no sentarse demasiado cerca del radiador o de una ventana al sol para evitar el calor y el sudor
  • sentarse lejos de la pizarra para evitar el polvo de la tiza
  • lavarse las manos después del recreo durante los brotes (para evitar rascarse con las manos sucias)
  • comprobar que el jabón del colegio no resulta irritante (y si no, siempre podemos llevar nuestro propio gel sin jabón para lavarnos las manos)

 

El deporte en el colegio

Su hijo puede hacer deporte, de hecho, ¡es recomendable que practique una actividad física! Solo hay que tomar una serie de precauciones a la hora de hacer deporte cuando se sufre de eczema:

  • El cloro y el sudor son irritantes, por lo que es aconsejable ducharse después de la actividad física y aplicarse una crema barrera antes de nadar.
  • Durante la fase aguda de la enfermedad, es mejor evitar los esfuerzos intensos y los deportes de contacto (judo, karate, rugby).
  • Hay que mantenerse siempre hidratados bebiendo periódicamente.
  • Después de una sesión deportiva, conviene ducharse rápidamente con agua no demasiado caliente para eliminar la transpiración, secarse efectuando toquecitos y aplicarse el emoliente.
  • Hay que pensar en llevar una muda de recambio.
  • Conviene llevar ropa holgada.

Si su hijo va de excursión con el colegio a la piscina, asegúrese de que salga del agua entre 10 y 15 minutos antes que el resto del grupo para que pueda poner en práctica todos estos consejos sin prisas y disfrutar de la actividad tanto como sus compañeros.

El eczema atópico suele ir asociado al asma, así que conviene estar atentos a los primeros signos: falta de aliento inusualmente rápida, dificultad para respirar o sibilancias...

¿Cómo hablar del eczema a sus compañeros?

El eczema no es contagioso, así que este es probablemente el primer mensaje que hay que transmitir: no hay riesgo de cogerlo. Una vez tranquilizados, los compañeros de su hijo estarán dispuestos a escuchar lo que este tenga que decir: que su piel es más sensible y reacciona con la aparición de placas rojas que pican mucho, pero que no son peligrosas.

¿Dificultades escolares a causa del eczema?

A veces se duerme peor cuando se tiene eczema, y esto también puede traducirse en estrés. Por ello, no siempre resulta fácil mantenerse concentrado. No olvide hablar con los profesores al respecto.

Las alternativas al rascado en el colegio

Es difícil que su hijo pueda transportar su spray de agua termal o sus bolsas de gel frío al colegio, pero sí que puede llevarse otras cosas:

  • guijarros que puede pasarse suavemente sobre la piel cuando le pica (son naturalmente fríos).
  • su pequeña rueda de masaje de madera
  • sus canicas o su pelota antiestrés para manosearlas y mantener sus manos ocupadas
  • un trozo de velcro cosido en el interior de su estuche, para rascar el estuche en vez de sus placas

Cómo vestirse para ir a clase

Al igual que en casa, debemos mantener nuestros buenos hábitos:

  • dando preferencia al algodón o el lino
  • evitando la lana y sustituyéndola por los polares
  • evitando los tejidos sintéticos que hacen sudar
  • evitando el cuello vuelto, que abriga mucho (el calor es un factor agravante)

El papel de los padres

Es importante que los padres hablen con el profesor y le informen sobre la naturaleza y la evolución del eczema atópico. De esta manera, el profesor puede estar al corriente de que:

  • los picores que agobian al niño pueden ser la causa de una falta de atención.
  • la irritabilidad del niño puede deberse a la falta de sueño o a una mala noche debido al picor.
  • el picor provoca unas ganas de rascarse que son difíciles de controlar, ya que se trata de un reflejo, pero hay alternativas que pueden ayudar al niño. Sobre todo, el uso de dermocorticoides, el tratamiento de referencia para el eczema, que en la mayoría de los casos permite limitar la extensión de las lesiones y el picor.

El profesor también debe ser consciente de la posible tendencia del niño a retraerse y aislarse.

¿Es necesario solicitar un PAI (Plan de Apoyo Individual)?

No lo es en el caso del eczema aislado. 

El PAI puede considerarse si el niño tiene una alergia respiratoria y/o alimentaria además del eczema.

 

Bienestar
El eczema atópico y las emociones
Leer más
Bienestar
El impacto psicológico del eczema atópico es real
Leer más
Colegio
Eczema y vacunas: ¿hay que tener miedo a vacunarse?
Leer más